¿Y si hay una forma de proyectar su negocio fuera del escenario de mercado actual, de crear su propio espacio de mercado? ¿Qué pasaría si pudiera establecer su propia senda para crear productos y servicios únicos, con parámetros distintos de la competencia convencional?

Tradicionalmente, el pensamiento estratégico se ha orientado a dominar la batalla en el océano rojo; los parámetros establecidos de competencia definen el éxito o el fracaso de las compañías. La estrategia Océano Azul (*) generan un valor y oportunidad nuevos, cuestionando, potenciando, rediciendo, eliminando los factores que definen una nueva demanda.

(*) Creada por W. Chan Kim y Renée Mauborgne, profesores de la Escuela de Negocios INSEAD.